activity trackers: POLAR LOOP vs. GARMIN VIVOFIT

Las dos mejores activity trackers del mercado frente a frente, o al menos las que mejor incluyen el entrenamiento en el planteamiento 24/7 de las pulseras de actividad.

Post Polar Loop Vs Garmin

24/7 significa medir de forma constante (las 24 horas del día los 7 días de la semana). Las pulseras de actividad se han “inventado” para animar a los sedentarios a moverse, pero en seguida, marcas como Polar o Garmin han visto la posibilidad de incluir registro de frecuencia cardiaca mediante banda pectoral, y es aquí donde nos empiezan a interesar estos productos.

Son las únicas activity trackers que miden frecuencia cardiaca, salvo honrosas excepciones que esperamos testar en otoño, que lo hacen mediante optical heart rate (luz óptica lo llamamos en el blog, denominación un poco redundante). Los productos que esperamos probar en breve son las pulseras de actividad Adidas Fit Smart y Samsung Gear Fit. Como decimos, ambas miden frecuencia cardiaca pero no con la clásica banda pectoral.

Volviendo al tema, en el blog zitasport hemos podido probar POLAR LOOP y GARMIN VIVOFIT. Lo primero, dar las gracias a ambas marcas por la cesión del material y antes de nada, comentar que simplemente somos entrenadores y aficionados a la tecnología como lo puedes ser tú. Escribimos nuestras opiniones y no tienen porqué ser coincidentes con las del resto de la humanidad, incluso pueden estar equivocadas en ocasiones. Si nos hemos perdido algo, o no estamos actualizados, solo tienes que dejar tu opinión al final del post y estaremos encantados de editar y corregir. Y ahora, al tema:

Hemos tardado mucho en escribir este artículo porque las diferencias entre POLAR LOOP y GARMIN VIVOFIT eran tantas que no sabíamos por donde empezar, hasta que un día, viendo una conocida peli española, “vimos la luz”.

Realmente solo hay una diferencia: “el concepto”. Y es que, aunque estamos hablando de dos pulseras que hacen cosas muy parecidas, su planteamiento difiere tanto que “el concepto” provoca que sean productos con un target muy dispar. Haciendo un paralelismo, vendría a ser como comparar un elegante Mercedes con un musculoso BMW, o acercándonos al mundo deportivo, una “flaca” con una MTB: las dos son bicis y hacen lo mismo, pero de manera muy distinta.

El Mercedes o la bici de carretera es la pulsera POLAR LOOP.

Diapositiva2

Es elegante, se puede llevar con un traje de raya diplomática y no desentonaría. En esa elegancia, ofrece un display iluminado, pero claro, ese display iluminado cuesta mucha energía, con lo que (1) no ofrece la información de forma constante y (2) necesita cargarse regularmente: cada 7 días si no entrenamos con la pulsera y cada 2-3 días si entrenamos con ella. Esto no es realmente un problema, pues lo habitual es descargar los datos una vez al día para ver la información en la Web Service Online, y a la vez que se descargan los datos se carga la batería. Al realizar esta operación habitualmente, Polar ha elegido la transmisión de datos por cable, lo cual es de agradecer, pues no hay que estar pendiente de si la pulsera y el PC se emparejan de forma inalámbrica. Enchufas el cable y listo.

Diapositiva3

El BMW o la MTB es la pulsera GARMIN VIVOFIT.

Diapositiva4

Los acabados son más sencillos, se ve más plástico y detalles como el cierre de la pulsera o el nombre grabado nos dan una idea de las diferencias de concepto de las que hablábamos.

Diapositiva5

A cambio, la pulsera lleva una pila botón que Garmin asegura que puede durar hasta 1 año, aunque si entrenamos con la pulsera registrando frecuencia cardiaca, probablemente sea menos. Garmin no ofrece una pantalla iluminada pero, a cambio, podemos ver la información constantemente en pantalla, con lo cual nos sirve desde reloj (en el caso de Polar Loop hay que presionar el botón cada vez que queramos ver la hora) hasta pulsómetro.

Diapositiva6

Entrenando con Polar Loop y Garmin Vivofit.

La principal diferencia en este sentido es, como ya hemos apuntado, la información en pantalla. En Garmin es siempre visible, así que podemos comprobar nuestra frecuencia cardiaca en cada momento con facilidad. En Polar debemos presionar el botón para ver la frecuencia cardiaca, que se mantendrá visible unos segundos. A cambio, al estar la pantalla de Polar iluminada, se verá mejor en sitios con poca luz, como salas de gimnasios o ciclo indoor.

Ninguna de las dos pulseras ofrece GPS, así que olvidaros de medir distancias. La idea es que podamos utilizar las pulseras como pulsómetros clásicos, para trabajo indoor en gimnasios y centros de fitness: bicicletas estáticas, tapices rodantes, clases colectivas, etc.

La información se limita a la frecuencia cardiaca instantánea, pero lo interesante de estos dos gigantes es su Web Service Online. Polar Flow y Garmin Connect. Estos dos servicios web son de lo mejor que existe y podemos transferir los datos de entrenamiento con suma facilidad para poder comprobar frecuencias cardiacas medias, máximas, etc. e incluir las sesiones realizadas con la pulsera de actividad a las realizadas con smartphone o pulsómetro.

Diapositiva8 Diapositiva7

Reflexiones finales

Lo que a continuación expongo es una opinión totalmente personal y cuestionable, viendo el mercado y su evolución de forma global.

Creo que las pulseras de actividad empiezan a estar superadas, y voy a intentar justificarlo. En primavera, Garmin sacó su modelo Forerunner 15, que hace lo mismo que el Forerunner 10 y además, realiza las funciones de Garmin Vivofit. El modelo Forerunner 15 se vende en la web de Garmin por 149 euros. La pulsera Garmin Vivofit se vende en la web por 119 euros. Algo parecido ha pasado con el potente Polar V800, que también hace de pulsera de actividad. Me juego el cuello a que antes de navidad Polar saca al mercado un producto que compita con el Garmin Forerunner 15.

Además de todo esto, algunos nuevos smartwatches (relojes dependientes de los smartphones) comienzan a ofrecer esta posibilidad 24/7.

El futuro de las activity trackers pasa por ofrecer algo más que contar pasos y calorías, o se verá engullida por relojes deportivos, smartwatchs y demás wearables (puedes leer más sobre wearables en este mismo blog aquí). En esa lista de nuevas cosas que medir, deben figurar parámetros significativos para la salud como la tensión arterial o el azucar en sangre para el control de la diabetes, pero esto no parece que vaya a ocurrir a corto plazo (tenéis más info en este mismo blog aquí). Mientras esto sucede, seguiremos observando y analizando productos. En breve, esperamos poder contar con las pulseras Adidas Fit Smart y Samsung Gear Fit. Os mantendremos informados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *