La prostitución del Entrenamiento Funcional

¿Alguien sabe lo que es el entrenamiento funcional?, supongo que todos tenemos en la cabeza ejercicios que creemos funcionales, pero a la hora de intentar definir un constructo teórico sobre la cuestión, falta profundidad, falta definición y nos perdemos en vaguedades. Eso sin tener en cuenta la alegría y laxitud con la que se usa la expresión “entrenamiento funcional”.

entrenamiento funcional

Me gusta la definición de constructo que nos da wikipedia: algo de lo que se sabe que existe, pero cuya definición es difícil o controvertida.

Y es que en esto de las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud (que ya de por si tiene un nombre complicado de digerir) he escuchado muchas veces al eminente Juan Ramón Heredia insistir en que una ciencia no es tal mientras no maneje una terminología clara, concisa, bien definida y propia. No son sus palabras textuales, pero esa es la idea: si no tenemos terminología, no tenemos ciencia.

Añado la reflexión de que si lo que hacemos es adoptar la terminología de otra ciencia, lease: la medicina, utilizando términos como dosis, algoritmo, prescripción, o incluso he llegado a leer, posología, corremos el riesgo de convertirnos en una sucursal de la medicina.

Podría parecer del párrafo anterior que estoy en contra de recurrir a términos prestados de otras ciencias, y no es el caso. Alfonso Jiménez escribió en 2005 (hace 10 años!!!) que: el futuro del entrenador personal pasa por el reconocimiento del sector médico. A día de hoy, eso es aplicable a todo el ámbito de las Ciencias del Ejercicio físico y la Salud. Excelentes profesionales a los que admiramos como Isaac Rojas o Beatriz Crespo (y nos dejamos a muchos) trabajan y han trabajado codo con codo con el sector médico, demostrando que los profesionales del ejercicio tienen su sitio junto a médicos especialistas en el tratamiento integral de la salud de la persona.

Términos adoptados de la medicina: SI, pero reivindicar términos propios: TAMBIÉN (no es incompatible, obviamente).

Pero volvamos al tema que nos ocupa, que nos estamos desviando.

Vamos con una definición: Aquel proceso que utilizamos para que una persona alcance sus capacidades físicas y mentales óptimas para poder desarrollar su vida diaria con la mayor facilidad posible, siempre y cuando esas actividades cotidianas  sean  saludables.

Y una reflexión de Juan Ramón Heredia: La utilización adecuada del término “funcional” debe suponer el respetar o relacionarse con las funciones para los que está diseñado el sistema psico-biológico humano, de manera eficaz y respetando dichas funciones (es decir intentando no crear situaciones que puedan “atentar contra ellas”).

El planteamiento actual es trabajar con movimientos y no por grupos musculares, algo más parecido al día a día. Michael Boyle afirma que los gurús proclaman: el entrenamiento funcional debe hacerse de pie y ser multiarticular. Pero obviamente, este planteamiento de desarma rápidamente: Lo funcional varía de una articulación a otra. Los ejercicios que promueven estabilización son diferentes de los ejercicios que promueven movilidad, así que en ocasiones, aislar una articulación puede ser más funcional que un movimiento complejo. Volvemos a la casilla de salida.

Cuando no tenemos casi nada claro, lo mejor puede ser ir a los cimientos, a ver si encontramos algo sólido sobre lo que empezar a construir, y algo tenemos más o menos claro: las zonas clave para desarrollar un buen trabajo de estabilidad se centran en (1) abdominales profundos, (2) disociación lumbo pélvica, y (3) estabilizadores de la escápula.

Nos aventuramos un poco más allá si afirmamos que para realizar ejercicios de inestabilidad hay que tener estabilidad, es la primera premisa que inculco a mis clientes: para hacer ejercicios con superficies inestables primero hay que poder ejecutar el movimiento correctamente en una superficie estable.

Así que tal vez (y solo tal vez), lo más funcional sea una excelente técnica en sentadilla, una excelente técnica en peso muerto y una excelente técnica en ejercicios de press, ya que al fin y al cabo, estamos todos los días sentándonos, agachándonos y levantando o empujando cosas (y no estoy hablando de levantar mucho peso, ni siquiera de levantar peso).

Y es que ahora arrasa el cross+fit+fun+guay, que es algo así como hacer una mudanza pero dejarlo todo otra vez en el mismo sitio. Y si quiero vender entrenamiento tipo cross, en la definición añado rápidamente movimientos funcionales y entonces parece que todo vale, pero no es así (¡y lo sabes!). Lo que nos lleva a la última reflexión: el término entrenamiento funcional se ha prostituido tanto, ha sido tan manoseado, zarandeado, vendido y comprado, que probablemente ya no podamos usarlo como terminología propia para generar ese constructo científico tan necesario para las Ciencias del Ejercicio Físico y la Salud.

Para terminar mi frase favorita: “Somos lo que comemos y entrenamos, diviértete y se feliz.”

funcional 4

Dimas Jesus Calle

Profesor de la Asociación Profesional Española de Centros de Enseñanza Deportiva APECED

Entrenador Personal en Attitude Fitness

Colaborador Origen ACERO SPORT

Lectura recomendada: Entrenamiento ‘funcional’ y ‘core’: revisión de tópicos, mitos, evidencias y nuevas propuestas.

11 comentarios
  1. Javier de Pedro
    Javier de Pedro Dice:

    La “prostitución” terminológica siempre a existido y existirá hasta que no se regulen cosas como estudios, profesionales del sector. Ahora bien, yo veo que todo viene marcado por la mercadotecnia que nos imponen otros países más potentes en el mundo del fitness y la actividad física. Trabajos funcionales se han hecho siempre, muchas veces sin definirlos así o de manera no consciente. Ahora viene mi duda… Cuanto durarán estos centros de nueva terminología… Hasta que llegue otra moda impuesta… Lo dicho, ser felices y entrenar.

    Responder
    • Dimas Jesús Calle
      Dimas Jesús Calle Dice:

      Muy buena apreciación Pedro, es inevitable dejarse llevar por las modas y más por algunas marcas que crean tendencia, como bien dices, el entrenamiento funcional se ha hecho toda la vida y lo más importante son unos buenos conocimientos de la materia y sentido común.

      Un abrazo muy fuerte.

      Responder
  2. David Vega
    David Vega Dice:

    Comparto la idea de Javier de la alta influencia que tiene el marketing en este tipo de entrenamiento, parece que por usar las kettlebells, los core bags y ese tipo de material el entrenamiento ya es funcional. En mi opinión, partiendo de la pregunta qué es el entrenamiento funcional que casi todo el mundo contesta con “son ejercicios para mejorar las condiciones físicas de cara a la vida cotidiana” me parece bastante utópico querer saber si un entrenamiento es funcional en base a los ejercicios, desde mi punto de vista debiera ser en función de las personas, ya que lo que para mi puede ser funcional para otro le puede estar empeorando su sistema musculoesquelético.

    Un saludo!

    Responder
    • Dimas Jesús Calle
      Dimas Jesús Calle Dice:

      David, estoy totalmente de acuerdo, el entrenamiento funcional bien realizado, sería en un entorno de entrenamiento personal, ya que habría que conocer perfectamente al individuo, condición física, patologías, etc.., como su estado de físico y ánimo en ese momento, para poder realizarlo de la manera más efectiva. Para poder llegar a más gente, debemos utilizar implementos, realizando movimientos fortalecedores y poco o nada lesivos. Por ejemplo una barra olímpica puede ser muy útil o muy lesiva, todo depende de como la usemos en cada entorno.

      Está claro que la palabra funcional es una moda, que usamos para que el público lo entienda, debería llamarse seguramente entrenamiento coherente.

      Un abrazo muy fuerte

      Responder
  3. David Díaz
    David Díaz Dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con vosotros, simplemente desglosando los el término funcional, podemos llegar a la conclusión de que cualquier entrenamiento puede ser funcional, siempre y cuando esté orientado a un propósito y no perjudique la motricidad del cuerpo. La actividad física como cualquier otra tendencia , está sujeta en una sociedad capitalista (esta) a la mercantilización , pudiendo estar añadida desde luego a esta mercantilización incluso la de términos con fines lucrativos. Hay que ser crítico y no dejarse engañar con nuevas tendencias y aspectos de sobra evidentes para la gente que nos dedicamos al mundo del entrenamiento. Desde mi punto de vista , Pedro tiene toda la razón diciendo que siempre se han hecho , ya sea de forma consciente o no consciente, CLARO!, queda mucho más vistosa la palabra crossfit por ejemplo que la de “entrenamiento de cadenas musculares a través de movimientos complejos”, un método de entrenamiento utilizado seguramente en ejércitos desde hace muchas décadas, pero que hasta que a alguien no se le ocurrió ponerle un nombre, a nadie se le ha ocurrido mencionarlo como producto y sacarlo a la venta.
    Un saludo.

    Responder
    • Dimas Jesús Calle
      Dimas Jesús Calle Dice:

      David, veo que por ahora todos coincidimos, si que remos llegar al público en general habrá que formar parte de ese marketing inicial y luego ya seremos nosotros los que haremos las cosas con su lógica y seguridad adecuadas.

      Un abrazo

      Responder
    • Gabriel Hernando Castañeda
      Gabriel Hernando Castañeda Dice:

      Hola David

      A mi precisamente lo que me preocupa es eso: que cualquier entrenamiento pueda ser funcional, porque entonces, la definición pierde sentido y no deberíamos emplearla (precisamente por no definir nada concreto).

      Es cómo si en medicina existiese un medicamento que se administrase en función del paciente y no de la enfermedad… a mi me chirría un poco, aunque no soy experto y veo que todo el mundo acepta lo de que “todo es funcional dependiendo del cliente” con lo que creo que estoy en minoría.

      Dejo el enlace de un artículo interesante de un gran profesional cómo es Santi Liébana que va en esa linea…
      http://www.life-studio.es/aclarando-el-concepto-de-entrenamiento-funcional/

      saludos

      Responder
      • David Díaz
        David Díaz Dice:

        Muchas gracias por el enlace Gabriel , desde luego es un artículo muy interesante y bien escrito y analizado.
        Yo también estoy en desacuerdo con la tendencia a creer que todo entrenamiento puede ser funcional, pero no entiendo lo de en función del cliente; de ahí mi comentario previo. Si funcional significa que mejora la calidad de vida de la persona, todos los entrenamientos excepto los que llevan al cuerpo a situaciones extremas y nocivas se podrían considerar funcionales. A lo que quería llegar es que me parece que funcional es un término mal empleado para designarlo, tal y como Santi Liébana comenta en el artículo.
        Un saludo

        Responder
  4. Juan Ramón Heredia
    Juan Ramón Heredia Dice:

    Hola a todos,

    Agradezco a Jesús Dimas el texto y su cita, así como a Gabriel sus palabras. Felicidades Jesús por el blog me ha gustado mucho.
    En el año 2007 publicamos, junto al Dr. Colado en un libro de Panamericana coordinado por el Dr. Rodriguez, un capítulo exclusivo donde revisamos el origen y desarrollo del incorrectamente e incoherentemente denominado “entrenamiento funcional”. Posteriormente en el 2011 volvimos a publicar una actualización en un libro coordinado por los Dres. Sañudo y García. También hemos publicado artículos a nivel internacional con al Dr. Marzo y estamos pendientes de publicar uno más en forma de revisión sistemática.
    Resulta sorprendente que en el siglo actual sigamos “cayendo” en este tipo de modas o tendencias que tienen un claro interés comercial (que tampoco sería un problema) pero al que deberíamos dotar de mayor rigor y evidencia.
    Me congratula ver que ya hay compañeros y blogs que se dedican a difundir y desnitrificar mucho de todo esto.

    Felicidades a todos.

    Juan Ramón Heredia
    Director Instituto Internacional Ciencias Ejercicio Físico y Salud
    Colegiado 55722

    Responder
    • Dimas Jesús Calle
      Dimas Jesús Calle Dice:

      Muchas gracias por tus palabras Juan Ramón Heredia,

      Es un honor recibir este comentario de tu parte, aunque todo el agradecimiento debería ser para mi compañero Gabriel Hernando, que me guía de forma coherente por el mundo del fitness y la salud.

      Un abrazo muy fuerte

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *