GRASAS Y DEPORTE (LÍPIDOS Parte1)

DIMAS JESÚS CALLE GONZÁLEZ

En el mundo del deporte cada vez tiene mayor importancia los lípidos como base alimenticia y para entenderlos un poco, vamos a dar una pequeña introducción sobre ellos.

La principal característica de los lípidos es que son insolubles en agua.  Haced la prueba de llenar medio vaso con aceite y medio con agua y veréis que pasa.

De forma coloquial a los lípidos los denominamos Grasas y una de sus funciones principales es la de proporcionar calorías a la dieta y ácidos grasos esenciales.

Podemos diferenciarlos en triglicéridos,  fosfolípidos y el colesterol.

 frutos secos

Los triglicéridos constituyen hasta casi el 99% de la base fundamental de los aceites y grasas y los podemos dividir por su longitud  y por su insaturación, teniendo la siguiente clasificación:

Por la longitud de su cadena (la unión de carbonos):
Cadena corta  (desde 2 a 6 átomos de carbono),  de Cadena media (de 8 y 10 átomos de carbono) y de Cadena larga (de 12 carbonos en adelante)

Por la insaturación de ácido graso:
Saturados, monoinsaturados y poliinsaturados.

La función más conocida de  las grasas es la energética por eso la importancia en el ámbito deportivo,  pero tiene muchas más, como la de ser necesaria  para el transporte y absorción de las vitaminas liposolubles,  aportar ácidos grasos esenciales y protector de órganos de posibles traumatismos.

Los fosfolípidos no son demasiado abundantes en la dieta. Se pueden encontrar en el hígado, sesos, yema de huevo y otros alimentos.
Aunque si se usan bastante como emulsionantes para fabricar algunos alimentos como la margarina, quesos y otros muchos productos comercializados actualmente.

El colesterol, que proviene de los alimentos de origen animal, ya que en los de origen vegetal no existe.
Nuestro cuerpo tiene la capacidad de sintetizarlo en diversos tejidos, en especial en el hígado en forma de acetato, por lo que su síntesis está asegurada aunque no se ingiera en la dieta.
Siendo una de sus funciones principales ser el precursor de una serie de hormonas esteroídicas, ácidos biliares y vitamina D3.

Por todo esto, a nivel deportivo vemos que por vías energéticas el Sistema Oxidativo (aeróbico), que es el proceso mediante el cual,  el cuerpo descompone combustibles con la ayuda de oxigeno para generar energía, también llamado sistema aeróbico, a diferencia del sistema anaeróbico de ATP, este sistema oxidativo produce una tremenda cantidad de energía durante las pruebas de resistencia y su  principal fuente energética es la grasa.

Podemos encontrar los diferentes tipos de ácidos grasos en los siguientes alimentos, aunque la mayoría de ellos no sólo están compuestos de uno, sino varios a la vez:

Ácidos grasos saturados: Sobretodo en mantecas, vísceras, bollería, aceite de coco y palma, etc…..

Monoinsaturados:  En el aceite de oliva y algunos frutos secos

Poliinsaturados:  Omega 3, en pesacado azúl principalmente. Esencial linoleico en aceite maiz, girasol y algunos frutos secos. Esencial alfa-linolénico,  en la soja y colza.

Fosfolípidos: En vísceras, huevos y la lecitina de soja.

Colesterol: En sesos, yema huevo, riñón, hígado, etc….

En siguientes capítulos iremos desglosando más detenidamente sus funciones y la importancia en la salud y deporte.

Y para terminar mi frase favorita: “Somos lo que comemos y entrenamos, diviértete y se feliz”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *