Sobre el Mobile World Congress de Barcelona, Samsung Galaxy S5 y cómo adivinar el futuro

Diapositiva3A veces la vida te sorprende gratamente y tus intuiciones y predicciones se ven cumplidas. En el blog de tecnología y entrenamiento de zitasport ya habíamos comentado nuestra intención de probar los smartwatch de Sony (Sony Smartwatch 2) y de Samsung (Galaxy Gear) como pulsómetros, gracias a que permiten utilizar APPs de entrenamiento como Endomondo o Runtastic.

El procedimiento es sencillo: una banda pectoral BT (ya sea Legacy = 2.0 o Low Energy = 4.0 para los modelos con Android 4.3) emite la señal que llega al smartphone y la APP la lee. A su vez, el smartphone lleva la señal de la APP al smartwatch. Esta señal incluye velocidad, distancia y otros datos propios de la APP, y evidentemente: frecuencia cardiaca.

Nuestro interés en probar los smartwatch está más que justificado, ya que resulta muy “irresponsable” para runners y bikers exponer su flamante smartphone a golpes, arañazos, etc. En el caso de los corredores, podemos verles con un brazalete, en el de los ciclistas, con un adaptador en el manillar o potencia de la bici. Sin embargo, la solución que creemos más interesante es la de exponer el smartwatch y guardar lo mejor posible el smartphone, sin embargo, los smartwatch que mencionamos: Sony y Samsung, no están pensados para un uso deportivo.

Diapositiva2También es cierto que en el blog de zitasport no hemos descubierto nada, pues pulsómetros como el Magellan Echo, con varios premios a su espalda, el Garmin FR620 e incluso el innovador Adidas miCoach Smart Run pueden funcionar simultáneamente con el smartphone como lo hacen los smartwatch. En estos casos, sin embargo, resulta un poco innecesario a no ser que busquemos un uso muy específico (como el Broadcast Live del Garmin FR620). Resulta innecesario porque lo interesante del smartphone es su capacidad de almacenaje y subida a la nube de los entrenamientos, y eso lo hacen bastante bien tanto Garmin como Adidas. El único pulsómetro smartphone-dependiente sería el Magellan Echo, o sea: que solo funciona si lo hace junto a un smartphone (también es cierto que cuesta la mitad que los otros dos modelos mencionados).

Y en esto estamos divagando cuando comprobamos que Samsung presenta en el Mobile World Congress de Barcelona su modelo Galaxy S5 y… ¡sorpresa! dos, no uno, sino dos smartwatch y un activity manager o pulsera de actividad le acompañan. Además del anuncio de que uno de los pilares centrales del evento de presentación sería la promoción de la actividad física por parte del nuevo Samsung Galaxy S5.

¿Y cómo promociona exactamente la actividad física este nuevo smartphone? Aquí tienes una pequeña descripción de lo que hace, y luego tu mismo puedes llegar a deducir lo que podrías hacer con él.

–       Incluye impermeabilización IP67: hasta 1 metro de profundidad y hasta 30 minutos

–       Protegido contra polvo y arena

–       Contiene un sensor óptico de ritmo cardíaco en la parte posterior. Este sensor se utiliza principalmente para medir la frecuencia cardiaca en reposo.

Diapositiva1

–     APP S Health, orientada específicamente a la salud.

–    Conectividad BT (Legacy y Low Energy) y ANT+ (como su antecesor Galaxy S4). Esto está en la línea de lo expuesto en el simposio anual ANT+ por parte de Samsung, de incorporar ambos sistemas en todos los dispositivos actuales y futuros… me pongo nervioso solo de pensar la de cosas que vamos a poder “enchufar” a los smartphones mediante ANT+ en breve, desde potenciómetros, sensores de cadencia, basculas de peso… de todo…

Evidentemente, ya estamos pidiendo a Samsung un Galaxy S5 con su correspondiente pulsera de actividad y smartwatch para comprobar si efectivamente, podemos usarlos como gadgets de entrenamiento… os mantendremos informados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *