Cambio de Rumbo. Del especialista de entrenamiento de fuerza al consultor de estilo de vida

El papel de los que ofrecen servicios de salud está cambiando. En el pasado bastaba con ser un experto en el campo de entrenamiento de la fuerza, hoy en día la demanda se ha vuelto mucho más compleja: para que el entrenamiento pueda desarrollar efectos positivos, los entrenadores deben considerar la situación de vida general del deportista y examinarla con lupa  para poder adaptar un plan de ejercicios personalizado

 

El entrenamiento de fuerza es la competencia central de la industria del fitness. Siempre fue así y debe seguir siéndolo. Nadie más es capaz de ofrecer entrenamiento de fuerza profesional con el equipamiento necesario y con las habilidades correspondientes. El entrenamiento de fuerza es el valioso punto fuerte que tiene en exclusiva o, como dicen en la industria de la publicidad, el USP (Unique Selling Proposition)  del sector fitness y al mismo tiempo la gran ventaja que tiene la capacidad de competición con otros proveedores en la industria del fitness, el wellness y la salud.

El entrenamiento de fuerza se vuelve cada vez mas importante en las sociedades con sedentarismo y  envejecimiento.  “El hombre crece con la resistencia”, comenta el suizo Werner Kieser, fundador de la cadena de franquicias Kieser Training. Es precisamente esta resistencia la que suele faltar completamente en el estilo de vida de hoy. El club de fitness, con sus instalaciones especializadas, puede exactamente crear esta resistencia – bien dosificada, de una manera segura y eficiente.

Sin éxito no hay motivación

En la práctica, sin embargo, a veces por diferentes razones, se impide llegar a un éxito completo en el entrenamiento de fuerza.  A menudo, la gente va raramente o no va al club, lo que hace que no se puedan desarrollar resultados. A veces surgen incluso efectos negativos a pesar de que los socios aparentemente lo hacen todo bien. Las causas del fracaso del entrenamiento de musculación se encuentran en su reducido atractivo, la falta de motivación y en factores que solo se puede iluminar con un análisis bien enfocado del estilo de vida.

La industria del fitness debe combatir la falta de atractivo con atrayentes conceptos, información específica y slogans de impacto. La falta de motivación que lleva a que los clientes no asistan regularmente al club, puede combatirse con una mayor y mas competente asistencia por parte del los entrenadores.

Sobre entrenamiento de fuerza, en promedio, los entrenadores saben suficiente. Pero deben conocer mejor a sus clientes, escucharlos atentamente, proponer un programa que el cliente realmente quiera y no establecer el mismo programa para todos.  Quizás el cliente quiera dedicar sólo dos veces 20 minutos a la semana al entrenamiento de fuerza. Entonces el entrenador tendrá que proponer un programa con Workouts cortos y consiguiendo ejercicios de fuerza complejos (sentadillas, levantamiento de peso muerto, press de banca,  polea alta, abdominales), cuando se realiza dos veces por semana de manera consecuente se consigue un efecto aceptable.  Y efecto significa nuevamente motivación.

El entrenador también debe conocer las técnicas comunes de motivación. Lo más importante aquí es que él actúa como un modelo a seguir. A ningún “cachas” se le consulta sobre el entrenamiento de fuerza, sino más bien al entrenador generalmente bien entrenado con buena figura, actitud estable, y gran entusiasmo (pero sin fanatismo), con la conciencia de que el entrenamiento de fuerza, aparte de incrementar los músculos, tiene un efecto muy positivo en varias cosas.

El entrenamiento debe ser adecuado a cada estilo de vida

Fuerza y entrenamiento de resistencia a menudo no tienen ningún efecto por que no pueden. Pocas horas de sueño, exceso de estrés, la fatiga hasta el agotamiento, mala e irregular alimentación, dietas locas, la falta de ritmos biológicos, el jet lag y tensión permanente son hoy en día en los países industrializados occidentales, una regla. Todos estos efectos adversos de comportamiento y estilos de vida impiden una súper-compensación y con ella, el éxito.

Los clientes y los entrenadores son a menudo inconscientes de eso. La fuerza y el entrenamiento de resistencia (sobre todo el ahora nuevamente popular entrenamiento por intervalos intensivos) bajo estas circunstancias no sirven y al contrario pueden incluso hacer daño por fatiga, agotamiento y decrecer el músculo en vez de incrementarlo, debilitar el sistema inmunitario e influir negativamente en el estado de las hormonas que determinan el ánimo. Así se pierde la motivación para entrenar.

Si los clientes no tienen esta información, entonces no pueden comunicarles a los entrenadores el por que  no quieren ir mas al gimnasio. Ponen la excusa de la falta de tiempo. Nadie quiere perder el tiempo en actividades sin éxito y estresantes. Para que el entrenamiento tenga éxito, el entrenador tiene que analizar el estilo de vida del cliente. El mundo ha cambiado, el preparador físico debe adaptarse. Aún mejor, debe prevenir desarrollos futuros, adaptarse a ellos y actuar en consecuencia.

Las tecnologías modernas, convulsiones políticas, crisis financiera global, profundo cambio social, la movilidad social, economías nuevas y un ritmo sin precedentes en el mundo del trabajo cambian el mundo profesional, la sociedad, la vida privada y las estructuras familiares cada vez más rápido y más fuerte. Es un conflicto enorme que va en aumento: la biología humana de la edad de piedra es confrontada con una biología de este entorno cada vez más hostil. Enormes progresos en la medicina de reparación, en la salud y en la prosperidad amortiguan los efectos potencialmente catastróficos en esta área conflictiva.

 Cuantas más opciones hay, más difícil es decidirse

Para sobrevivir, el trabajo físico era necesario para nuestros antepasados. Tuvieron por lo tanto suficiente movimiento, prácticamente todos. La comida era escasa, el balance de calorías fue, como mucho, a corto plazo positivo. Aumentar de peso era imposible. No existían la televisión e internet. La gente dormía por la noche. Nuestros antepasados no podían elegir. El estilo de vida, para la mayoría de la gente, estaba predeterminado.

Problemas de una sociedad de bienestar

Por supuesto, antes el mundo no era mejor, todo lo contrario. Pero la mayoría de la gente no tenía ni el tiempo ni el dinero para escoger su estilo de vida. Hoy en día, las cosas se ven bastante diferentes: bebida energizante o agua, cigarrillo o aire fresco, pausa o power, sofá o paseo, ascensor o escalera, chocolate o manzana, dieta mediterránea o comida casera fuerte, entrenamiento de fuerza o mesa de tertulia, Los Angeles o Kitzbühel, trotar o caminar, entrenamiento de intervalos o entrenamiento de fondo. Las personas modernas deben decidir a lo largo de todo su día. Por suerte, podemos elegir. Por suerte nadie nos dice lo que debemos hacer. Así es, esta autodeterminación exige una disputa con nosotros mismos, nuestros cuerpos y nuestro medio ambiente.

Para poder elegir inteligentemente es necesario un amplio conocimiento y una gran cantidad de información. Pero eso es exactamente lo que a la gente le abruma. Es aquí donde exactamente  encaja el consejo sobre estilo de vida del entrenador de fitness. Él debe mostrarle a sus clientes cuáles son los factores de un estilo de vida saludable o perjudicial, cuáles engordan o adelgazan, cuáles roban energía o la generan, cuáles hacen el entrenamiento exitoso y cuáles lo perjudican. El entrenador debe conocer la forma de vida y la historia del cliente para incidir específicamente, demostrar y motivar – hasta que las recomendaciones  de cambios en el estilo de vida de los clientes tomen forma y luego los apliquen. Lo más importante: el asesoramiento en el estilo de vida hace posible el éxito de nuestra oferta principal, el entrenamiento de fuerza.

El papel del entrenador físico ha cambiado en comparación con el pasado. Se ha extendido. El cliente con su personalidad,  con todo su entorno, con sus limitaciones y sus posibilidades de elección se encuentra ahora en las manos competentes de experimentados y bien preparados entrenadores. Corresponde a cada uno hacer frente a estos retos emocionantes y no siempre del todo fáciles. Él debería hacerlo – ya que los clientes estarán agradecidos, también a nivel económico, con él y con el club.

Ueli  Schweizer es diplomado en Educación Física y Deportes y conocido en toda Europa como experto de entrenamiento. Desde hace muchos años se ha dedicado con éxito como referente y orador de entrenamiento así como  para asesoramientos individuales para entrenamiento de la salud, el fitness y deportistas de alto rendimiento. Por otra parte, Ueli Schweizer es co-propietario y jefe científico de centros de pruebas y diagnóstico Vitality Stream en Au-Wädenswil en el Zürichsee, Suiza.

Revista body LIFE 4/2013
Sección: Medical Fitness
Subsección: Silver Gym
Pág.: 54-55

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *