MBODY LIVE DE MYONTEC: ANÁLISIS DE LA APLICACIÓN

Después de probar durante una generosa cesión el pantalón basado en electromiografía Mbody, estamos publicando diversos artículos sobre el producto.

El primero de ellos situaba la electromiografía de Mbody en el mercado. Puedes leer: MBODY – ANÁLISIS DEL MERCADO DE LA ELECTROMIOGRAFÍA APLICADA AL DEPORTE.

De forma casi simultánea, el gran Pedro Valenzuela nos habló de manera más técnica sobre las posibilidades y limitaciones del producto: ELECTROMIOGRAFÍA (EMG) – POSIBILIDADES Y LIMITACIONES

En este artículo analizamos la aplicación que mueve Mbody y que da sentido al producto de la empresa Myontec: Mbody Live.

El software específico, Muscle Monitor Software, es para uso profesional y su precio es prohibitivo para el usuario final, e incluso para el profesional autodidacta.

Pero por suerte, la aplicación Mbody Live permite exportar los datos a la Web Service Online gratuita de Suunto: Movescount para completar la información que obtendremos con la APP. Una solución intermedia entre el software profesional y la APP.

Los datos los hemos podido exportar y tratar en Excel desde Movescount. Se puede hacer pero es tedioso y todos sabemos que en tecnología, lo que no está automatizado no triunfa.

REPASAMOS:

Empresa: Myontec

Pantalón EMG: Mbody (4 canales) y Mbody PRO (6 canales)

Los canales hacen referencia a las zonas musculares que son medidas por el pantalón: Cuádriceps derecho, Cuádriceps izquierdo, Isquiotibiales derecho, Isquiotibiales izquierdo son los cuatro canales de Mbody. El producto versión PRO incluye además dos canales para Glúteos derecho y Glúteos izquierdo.

Aplicación: Mdody Live. Android e iOS (pinchar para ver enlace).

Software: Myontec Muscle Monitor

Nota: si alguien no quiere leerse el artículo completo, lo cual sería perfectamente comprensible, puede saltar a las CONCLUSIONES donde resumimos de manera muy sencilla lo mejor y los peor de la APP.

MBODY APP: CONECTIVIDAD

Su descarga es gratuita y está disponible en Android y iOS.

Si atendemos a la versión (2.2.2 en el momento de escribir este artículo) podemos comprobar que la APP está teniendo actualizaciones regularmente y, por decirlo de algún modo: “está atendida”. No es una APP que se haya lanzado y dejado sin mantenimiento.

Es destacable la adecuación a las nuevas versiones de Android, siendo ya compatible a la versión 6.0 Marshmallow.

La gran mayoría de las actualizaciones de Mbody Live son en relación a los típicos BUGs de conectividad de Bluetooth en Android, que hemos sufrido en numerosas ocasiones en productos como el BSX Insight, que comparte espíritu crowdfundingiano con Mbody como en artículos tan básicos como la famosa banda pectoral LIDL – Medisana, que emparejaba con algunos smartphones pero es todavía un misterio porque no lo hacía con otros.

Las nuevas versiones de Android, así como las numerosas marcas de terminales telefónicos que trabajan con este sistema operativo suelen ser un quebradero de cabeza para las empresas pequeñas que quieren que su APP sea compatible con todos los smartphones. Es un problema del sistema Android, no ocurre en el universo iOS.

Además, un problema genérico añadido es que Bluetooth tiene su propio panel de configuración en el smartphone, con lo que instintivamente, todos vamos a ir al panel de configuración y presionar “buscar”, esperando que el smartphone encuentre el dispositivo para después ir a la APP a emparejarlo, pero esto no sucede así en todos los gadgets, algunos se emparejan directamente con las APPs sin necesidad de localizarlo en el panel de configuración de Bluetooth. Lo hemos visto en el blog con la banda pectoral Geonaute de Dechatlon entre otras.

Y un problema más es el sistema de conexión Bluetooth, del cual no tiene la culpa el producto. Bluetooth busca un receptor (el teléfono en este caso) mediante barridos de señal, algo así como olas que llegan a la orilla de la playa. Esto provoca que si hay alguien escuchando las olas de la playa, podrá establecer conexión con el emisor (Mbody en este caso, pero es aplicable a cualquier gadget). Pero las olas no llegan constantemente, por lo que hay momentos en los que la conexión es imposible. Un pequeño retraso en 2-3 segundos en la conexión ya nos va a hacer pensar, sobretodo en productos experimentales, que la conexión no es posible o existe alguna incompatibilidad.

Además, Mbody acrecienta el problema porque es necesario primero “despertarlo” (acción que no queda suficientemente explicada en las instrucciones) y a continuación presionar durante 3 segundos para que encuentre el receptor. Así que no se debe soltar el botón durante 3 segundos, y durante este tiempo, debe llegar una ola proveniente del Mbody al teléfono que está escuchando en la playa.

Lo dicho, no es un estricto problema de Mbody. Que nadie se alarme si no resulta instintivo ni inmediato conectarlo, que nadie tire el Mbody por la ventana (ni el smartphone) si no logra emparejarlos a la primera. Se trata de un problema inherente a la naturaleza de Bluetooth.

Dicho esto, y una vez que hemos emparejado la pequeña petaca que se ajusta al pantalón llamada McCell (el emisor) con la APP Mbody Live en el smartphone (receptor), podemos empezar a recibir datos en tiempo real.

MBODY APP: OPCIONES

Un par de cuestiones interesantes antes de empezar con los ajustes.

En el lado izquierdo vemos Total Time, pero también podemos hacer LAPs presionando el icono del reloj de la parte superior. Junto a él, la posibilidad de pausar la actividad y de bloquear la pantalla.

En el lado derecho podemos seleccionar un modo deportivo. Esto es interesante cuando Movescount almacena el entrenamiento o para hacer una búsqueda por deportes. En nuestro caso hemos seleccionado Not specified sport. Los deportes outdoor activan el GPS.

SETTINGS

En la parte superior izquierda de la pantalla misma, junto al icono, podemos desplegar el panel de ajustes.

En este panel es donde la APP establece la conexión con Mbody y también, a continuación, da la opción de emparejar con una banda pectoral de frecuencia cardiaca, en nuestro caso Polar H7 aunque también hemos trabajado con MyZone. En cualquier caso, la conexión es mediante Bluetooth Smart así que no será posible conectar ningún gadget ANT+. Dicho de otro modo: Garmin no es compatible.

En tercer lugar podemos incluir una dirección de correo electrónico. Esto es importante pues nos permitirá analizar el entrenamiento posteriormente en la plataforma web gratuita de Suunto: Movescount.

La APP que estamos comentando sirve para registrar y visualizar el entrenamiento, pero para un análisis posterior lo mejor es utilizar Movescount. En un futuro es posible que a través de Garmin IQ o directamente en la web gratuita Garmin Connect se puedan analizar los datos pero eso debe pasar necesariamente por una actualización de Mbody que permita enviar datos en ambos sistemas de transmisión inalámbricos: Bluetooth Smart y ANT+.

SETTINGS: MUSCLE LOAD THRESHOLD

A continuación, una casilla curiosa: Muscle Load Threshold Setup, o dicho de otro modo: ¿Cuál es tu umbral de fatiga expresado en miliamperios / minuto? (94 en el ejemplo).

Y es que una de las cosas más interesantes de la EMG que Mbody explota de manera muy acertada es la alta correlación entre indicadores fisiológicos convencionales como los umbrales ventilatorios o lácticos y los miliamperios registrados en electromiografía en el ejercicio cardiovascular.

Evidentemente, es necesario familiarizarse con Mbody para saber si para uno mismo 100mA es mucho, poco, sostenible o insostenible. Más aún, cuando no se trata de un indicador comparable como lo pueden ser el VO2 máximo, los vatios en el ciclista o el ritmo de carrera: PACE en el corredor.

En cuanto a la forma de interpretar los datos, podríamos equiparar la EMG a la frecuencia cardiaca o la saturación muscular de oxígeno (MOXY o BSX Insight) en las que un valor más alto no significa necesariamente un mayor rendimiento. Los datos son individuales y no trasferibles a otros sujetos. El caso contrario son los indicadores “externos”, como puede ser el ritmo en los corredores o los vatios en los ciclistas. En este caso, si son fácilmente comparables.

SETTINGS: HISTORY & HELP

El desplegable History nos permite revisar los últimos registros grabados. Están clasificados de forma sencilla: fecha y hora. Presionando en cualquiera se abre un sencillo pero útil informe que además, puede dar acceso a la visualización de los datos en un momento determinado del registro. Esta visualización se realiza desplegando el gráfico de la parte inferior y seleccionando un tramo del entrenamiento. Lo cierto es que no es demasiado cómodo ya que tenemos que seleccionarlo en la pantalla del smartphone y es difícil ajustar el tramo a analizar. Para esto es mejor recurrir a Movescount.

Por último, la opción Help que nos envía al manual online de la APP (no del Mbody).

A VUELTAS CON LOS VATIOS

Como hemos mencionado unas líneas más arriba, tenemos dos tipos de indicadores de rendimiento: los parámetros “internos”, fisiológicos, que es complicado medir, como el VO2máx o el Lactato [LT], pero que también conocemos muy bien por la accesibilidad de la tecnología para cuantificarlos: hablamos de la frecuencia cardiaca.

Entre estos dos polos: el de los parámetros inaccesibles para el usuario final (VO2máx y LT) y el parámetro “cotidiano” (la frecuencia cardiaca), encontramos la saturación muscular de oxígeno, con BSX Insight y MOXY y ahora también la electromiografía con MBODY.

Con respecto a los parámetros “externos”, dependiendo del deporte nos interesan unos más que otros. En la carrera: PACE, en la natación: min:seg/100m, en el ciclismo los vatios.

De todos ellos se puede obtener una curva de rendimiento para conocer cual es el máximo esfuerzo sostenible del deportista en cada deporte. Ver: WEBINAR: II JORNADAS CÁTEDRA DE CICLISMO INDOOR. GHSPORTS – UNIVERSIDAD EUROPEA

Así que resulta sorprendente no poder medir vatios en la APP. No es una opción desplegable entre los parámetros a medir.

En el software de Movescount tampoco podemos hacerlo porque simplemente reproduce lo grabado en la APP. Tenemos que ir al software profesional de Mbody cuyo precio ya hemos comentado que es prohibitivo para el usuario final.

La imagen siguiente está tomada de una charla de Jon Iriberri sobre el Mbody que podemos ver en Youtube. En la imagen si que podemos ver los vatios generados y como se relacionan con la EMG. Esta información combinada de EMG y vatios es la esencia para aprender cómo funciona la EMG con relación a nuestro esfuerzo, cansancio, nivel de rendimiento, etc.

¿Soluciones?

Por una parte, comprar el software. Si eres entrenador de un equipo profesional no lo dudes, pero si estás empezando con la EMG, o no está entre tus prioridades, decir que el software es más caro que el propio producto.

En el blog zitaSport nos resistimos a resignarnos y hemos hecho algunas pruebas en las que hemos grabado por separado EMG y potencia. Se pueden tratar los archivos en Excel ajustando las columnas en función del inicio de la actividad. Hay que ser cuidadoso en encender ambos dispositivos a la vez y asegurarnos que el intervalo de grabación es el mismo, para que las columnas sean comparables y la gráfica coincida. Recomendamos grabar al intervalo convencional de 1 segundo.

Con esta metodología hemos podido “montar” los dos archivos: el que recoge EMG y el que recoge W y compararlos. Los datos son muy interesantes. No corresponde a este artículo su análisis, pero esperamos poder publicarlo en el futuro.

En cualquier caso, este problema desaparece cuando trabajamos con el software profesional de Mbody.

GRÁFICA 1: Potencia registrada con STAGES y con Mbody en un mismo entrenamiento. Ambas gráficas tratadas en Excel. Detalle en el minuto 40 en verde: un esfuerzo isométrico encima de la bici genera actividad eléctrica pero no genera potencia, por lo demás, la correlación es alta.

GRÁFICA 2: Todas las series a 165w (linea roja inferior) con distintas cadencias (linea azul inferior: 50rpm-115rpm-50rpm-115rpm) generan un nivel diferente de activación muscular (gráfica con fondo negro).

GRÁFICA 3: Todas las series a 235w (equivalente a VT1) y diferentes cadencias (50rpm-115rpm-75rpm). La última serie a 40rpm de pie. La gráfica con fondo negro corresponde a MA/min obtenida en Movescount para el mismo entrenamiento: se generan diferentes niveles de activación muscular en cada serie aún produciéndose la misma potencia. Esto nos indica que el cuerpo está percibiendo de diferente manera el mismo esfuerzo objetivo.

MBODY APP: PARÁMETROS

Bajo el título “Select a meter to show” la aplicación ofrece varias pantallas para visualizar los datos / métricas / parámetros, varias formas de poder verlos, pero siempre los siguientes:

TOTAL MUSCLE LOAD: es la forma en la que podemos cuantificar el volumen de la sesión: en vez de en kilómetros o tiempo, en miliamperios (MA). Cuanto mayor es el dato, mayor habrá sido el volumen de entrenamiento para el sujeto.

Como curiosidad, decir que el amperio es una unidad básica, al igual que el metro, el segundo o el kilogramo. No depende de ninguna otra unidad, eléctrica o de otra clase, así que como medidor de volumen de un entrenamiento parece bastante sugerente.

Si en vez de fijarnos en el volumen, queremos conocer la intensidad, el parámetro que nos interesa es MUSCLE LOAD tanto el dato instantáneo como AVG. Esta información nos ofrece la intensidad instantánea o media del sujeto durante el entrenamiento medido en miliamperios: MA/min.

La ventaja sobre los vatios en el ciclismo o el ritmo en los corredores es que estamos hablando de un parámetro fisiológico, midiendo directamente la respuesta del organismo.

Los tres siguientes parámetros son los más específicos e interesantes de la aplicación: BALANCE L/R, RATIO Q/H y DISTRIBUTION.

Los tres pueden visualizarse como dato instantáneo y como AVG o LAP.

BALANCE L/R nos presenta la cantidad de carga eléctrica que están generando ambas extremidades en porcentaje sobre el 100%. Se refiere tanto a la parte anterior: cuádriceps como a la posterior: isquiotibiales, de la misma pierna. Este dato es sumamente útil en procesos de rehabilitación. Recomendamos ver el video del jefe de los servicios médicos de la Real Sociedad, José Manuel Gonzalez de Suso a partir del minuto 16:29.

Si queremos analizar por separado cuádriceps (Q = quadriceps) e isquiotibiales (H = hamstrings) utilizaremos el RATIO Q/H. En este caso, el dato es el de ambas piernas. No diferencia entre derecha e izquierda. Es un dato muy útil para analizar la pedalada en el ciclista y la carrera. Recomendamos ver el video del entrenador Jon Iriberri ya mencionado.

El último de los tres es DISTRIBUTION, es la representación de los dos anteriores de forma más completa: QR / QL / HR / HL. Un vergel de datos para analizar asimetrías en un deportista, problemas asociados a una técnica deficitaria, procesos de rehabilitación, etc.

El resto de parámetros son conocidos y habituales. Lo interesante es que nos servirán para relacionar los anteriores, todos obtenidos directamente del Mbody y que ofrecen datos de activación eléctrica del músculo, con los recogidos por la APP a través del GPS: SPEED, PACE; DISTANCE, del sensor de frecuencia cardiaca que podemos emparejar: HEART RATE y del propio Mbody utilizado como cadenciómetro: CADENCE, un dato muy interesante cuando analizamos la pedalada y obtenido de manera ingeniosa debido a la activación alternativa de ambas piernas.

Evidentemente, echamos muuuuuucho de menos poder visualizar, cuantificar y analizar datos de potencia, perfectamente compatibles con la APP al igual que la frecuencia cardiaca: sensor externo conectado mediante Bluetooth Smart.

MBODY APP: PRESENTACIÓN DE LOS DATOS

La última parte de este artículo es más bien gráfica, resumiendo las diferentes opciones de visualización, las diferentes pantallas que ofrece la APP.

Hasta el momento hemos hablado de la primera de ellas, en la que podemos configurar las métricas. Tenemos 6 casillas para visualizar un total de 10 métricas. Suficiente.

Pero si queremos una representación más intuitiva y gráfica, la APP nos da cuatro opciones. En estas cuatro opciones la gráfica siempre es de los datos de actividad eléctrica: Muscle Load, Balance R/L, Ratio Q/H y Distribution. En todos ellos se puede ver el dato instantáneo y el valor medio de la sesión o LAP.

La primera que aparece al pasar de pantalla es MUSCLE LOAD. Lo más interesante es que al haber configurado el umbral en los ajustes, en la opción Muscle Load threshold setup vemos que la pantalla está configurada de tal forma que aparece el umbral a la izquierda (150 MA/min en el ejemplo central y de la izquierda y 94 MA/min en el otro), con lo que resulta muy intuitivo manejar la intensidad del entrenamiento, tanto de manera instantánea como ver la intensidad media de la sesión.

Nota: en la parte inferior de las pantallas se pueden configurar un par de parámetros más. En el ejemplo que hemos visto más arriba aparece el balance y el ratio cuando el umbral es 150 MA/min y la distribución y la frecuencia cardiaca cuando el umbral es 94 MA/min.

Sobre la actividad eléctrica muscular como posible umbral de fatiga, concretamente sobre su relación con el lactato, hay bibliografía científica consolidada desde finales de los años 90: Analysis of the aerobic-anaerobic transition in elite cyclists during incremental exercise with the use of electromyography es un artículo publicado en 1999 por un grupo de reputados fisiólogos nacionales.

La imagen corresponde al artículo: Comparing the lactate and EMG thresholds of recreational cyclists during incremental pedaling exercise (Candotti et. al, 2008) y es ya un clásico en la justificación de la EMG como umbral de fatiga asociado al lactato.

La segunda pantalla gráfica es el BALANCE L/R. Podemos ver el dato instantáneo o el medio y configurar un par de parámetros más en la parte inferior.

Esta información, combinada con la que ofrecen los potenciómetros duales daría para una tesis doctoral, pues generar más potencia con una pierna no significa necesariamente mayor activación eléctrica muscular (aunque es lo predecible).

Una lectura entretenida al respecto, entre lo científico y lo pedagógico, es el capítulo 5 del e-book que Hunter Allen ha realizado para PowerTap: Pedaling symmetry & power meters that measure bi-lateral power.

Siguiente imagen para el RATIO Q/H, de nuevo dato instantáneo o medio y parámetros configurables en la parte inferior.

La bibliografía nos dice que un 50%Q-50%H es lo mínimo para empezar a hablar de un pedaleo correcto en el ciclismo, que es el deporte en el que más se ha utilizado la EMG. Todo lo que esté por encima, entre 50-60%Q, será óptimo.

Una de las cosas más interesantes de Mbody es el feedback instantáneo que ofrece sobre la técnica que se está ejecutando. Estas dos imágenes son de un mismo ciclista (el que suscribe), obtenidas durante la misma sesión, variando únicamente la posición relativa en la bicicleta mediante anteversión lumbar (correcta en el caso de la izquierda y cifótica en el caso de la derecha). No se ha modificado ni la distancia ni la altura del sillín ni del manillar.

Por último DISTRIBUTION, nuestra pantalla favorita, que configurada con las opciones de la parte inferior nos puede dar un vergel de información sobre la actividad eléctrica de nuestros músculos durante el ejercicio.

Como vemos en el ejemplo, hemos seleccionado en la parte inferior Balance L/R y Ratio Q/H, así que junto con la información de la gráfica, tenemos todo lo medible por Mbody cuantificado en una sola pantalla.

Deberíamos buscar un 25% en todos los números que aparecen en la gráfica para obtener una pedalada perfecta. Si alguien quiere buscar la información, en el minuto 30 del video Mbody & Costom4us Bike Fitting Demo Part 2 puede encontrar cosas interesantes.

CONCLUSIONES

Lo mejor y lo peor de la APP Mbody en modo resumen, para los que no quieran leer todo el artículo, donde justificamos cada conclusión.

LO MEJOR:

Se trata de una APP intuitiva en la que se entiende perfectamente lo que se está viendo. Sin duda lo mejor es el feedback instantáneo que ofrece. Podemos modificar la técnica de pedaleo o la técnica de carrera y obtener información inmediata del resultado de las modificaciones. Evidentemente no es una herramienta que sustituya al vasto conocimiento que necesita un biomecánico para ser eficaz en el diagnóstico de un dolor o patología en el deportista, pero permite al entrenador y al deportista ver el efecto en la actividad muscular de las modificaciones que puedan realizar en la técnica deportiva.

Otro punto muy interesante es la utilización de la EMG como umbral de fatiga. Resaltamos de nuevo que nos encontramos ante un indicador “interno”, fisiológico, en contra de la medición de la potencia en el ciclismo o el ritmo en la carrera que son indicadores “externos”. La combinación de ambos es una necesidad de todo buen entrenador, no solo estructurar series a un porcentaje del FTP, sino observar el efecto fisiológico que producen en el deportista.

A colación, un estudio reciente sobre la planificación del entrenamiento en base a TSS (potencia, indicador “externo”) y TRIMPS (frecuencia cardiaca, indicador “interno”): Methods of monitoring training load and their relationships to changes in fitness and performance in competitive road cyclists.

Por lo demás, como hemos podido ver, se trata de una APP muy gráfica y configurable: 6 data fields para 10 métricas y 5 pantallas en total… poco más se puede pedir.

Los datos se pueden exportar a Movescount by Suunto para un análisis más detenido (gratuito) y para los profesionales, el software propio de Mbody y una nueva versión mejorada del pantalón con 6 canales que incluye glúteos.

LO PEOR:

Afortunadamante para Myontec es fácilmente subsanable.

La cuestión del emparejamiento mediante BLE a la APP nos ha dado problemas y nos consta que emparejarlo a un PC mediante BLE también es complicado, pero este problema obedece en mayor medida al nivel de maduración del sistema de transmisión Bluetooth Smart que al diseño del producto. No obstante, una conexión dual desde el pantalón que permitiera emparejar mediante ANT+ sería sublime, ya que abriría las puertas a Garmin Connect IQ, que es donde están pasando las cosas ahora mismo.

El segundo fallo es que no exista la posibilidad de ver, registrar y en consecuencia analizar datos de potencia en la APP, que para algo tan usual a día de hoy haya que irse al software profesional es totalmente innecesario.

Esto pudo estar ligado inicialmente a que no existían muchos potenciómetros que emitieran mediante Bluetooth Smart, con lo que podría haber sido un “caramelo” de la APP un tanto frustrante. No llegaría a ser publicidad engañosa pero sería el típico caso en el que adquirimos un producto y nos quedamos con cara de tontos por no poderlo emparejar como teníamos pensado, ya que la gran mayoría de potenciómetros fueron inicialmente ANT+.

A día de hoy, hay suficiente oferta de potenciómetros duales (BLE y ANT+) como para que esté justificado actualizar la APP y permitir ver potencia de manera instantánea, lo cual abriría un mundo de posibilidades entre los ciclistas, al poder comparar el umbral de fatiga mediante EMG y el FTP (umbral de fatiga expresado en vatios): Indicador interno vs. indicador externo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *