SMARTPHONES Y FRECUENCIA CARDIACA: ANÁLISIS Y POSIBILIDADES (parte 2)

GABRIEL HERNANDO CASTAÑEDA

Repetimos las principales ideas de la primera parte del post para que nadie se despiste: es importante diferenciar entre dos conceptos al hablar de cómo medir la frecuencia cardiaca con el smartphone: software y hardware. El primero corresponde a las APP de entrenamiento, como pueden ser Runkeeper, Endomondo, Runtastic o Sports Tracker. Como curiosidad, la estimación es de 62 millones de descargas de este tipo de APP en Google Play el día en que escribo estas líneas

Lo que hoy vamos a tratar es la parte hardware ¿Cómo puedo hacer llegar mis latidos a mi smartphone?

Antes de continuar, debes saber que simplemente soy un entrenador y aficionado a la tecnología como lo puedes ser tú. Escribo mis opiniones y no tienen porqué ser coincidentes con las del resto de la humanidad, incluso pueden estar equivocadas en ocasiones. Si me he perdido algo, o no estoy actualizado, solo tienes que dejar tu opinión al final del post y estaré encantado de editarlo y corregirlo. Y ahora, al tema de hoy:

En la primera parte hablamos exclusivamente de bluetooth. Pero además, el transmisor o “pastilla” que ponemos en la banda de pecho y que emite la señal de frecuencia cardiaca, lo puede hacer de otras formas. Dos las descartaremos rápidamente, ya que los smartphones no pueden leerlas.

La primera de ellas es la señal no-codificada que emiten algunos transmisores de gama baja, los típicos que cruzan la señal en la clase de ciclo indoor cuando las bicis están demasiado juntas.

La segunda forma de transmisión que descartaremos es la que ha empleado la marca Polar desde sus inicios para conectar banda de pecho y pulsómetro. Es el sistema llamado WIND. Muy fiable y efectivo, pero que los smartphones no pueden “leer”.

Con lo que nos queda el cuarto de los sistemas de transmisión, que es el llamado ANT+.

Resumimos la historia de ANT+ brevemente: En 1988 se crea Dynastream Innovations. Su primer producto es un medidor de velocidad y distancia para Nike en el año 2000. En 2004: Dynastream desarrolla ANT+, el objetivo: Wireless aplicable en el deporte, la gestión de la salud y la vigilancia médica en el hogar. Esto es importante: ANT+ se crea pensando en el deporte y en cómo transmitir de forma eficaz y con el menor gasto energético posible. Bluetooth sin embargo se creó pensando en transmitir señal de manera puntual (una canción, una imagen o un contacto de un smartphone a otro).

En 2005: nace ANT+ Alliance. Los principales miembros son: Garmin (que en 2006 compra Dynastream Innovations), Suunto, Adidas, Trek, Sony, Timex, Kalenji, Sram, McLaren, Cycleops y Wahoo entre otros. Nos paramos un momento en la empresa Sony, ya que ahora podemos entender que sus smartphones vengan “de serie” con un chip que “lee” la señal ANT+…

Si cuando hablábamos de bluetooth te pusiste nervioso, no entendías nada y pensaste en dejar de leer, no te preocupes, esto es peor.

Para empezar, diferenciaremos entre smartphone con sistema Android y con sistema iOS (o sea: iPhone).

Nos quedamos primero con iPhone ya que es un poco más sencillo. Solo hay que comprar un dongle específico que permita recibir la señal ANT+ y listo ¿y que es un dongle?… buena pregunta: un dongle es un “apéndice” que se le introduce al iPhone por su parte inferior, y que le permite ampliar sus funciones. Aunque el concepto dongle no es específico de Apple, existe toda una sub-cultura de los dongles para iPhone, por eso te recomendamos que trastees por internet para descubrirlos. El que nos interesa a nosotros es el que permite recibir la señal de la banda de pecho que emite ANT+. Varias marcas lo fabrican, entre ellas Garmin, por ejemplo.

Pero atención, si eres propietario de un iPhone 5 o posterior, comprobarás que tu estimado dongle no entra por la ranura inferior del iPhone, ya que a partir de la serie 5, se ha cambiado la ranura de 30 pin por la ranura Lightning. En este caso, necesitarás algo como en la imagen siguiente:

option2-ant[1]

Y ahora pasamos a Android.

Lo más fácil sería que el smartphone venga “de serie” con un chip que permita leer la señal ANT+ (como ocurre con bluetooth) pero esto ocurre en contadas ocasiones. De hecho, es una novedad en Samsung, y solo existe en el modelo Galaxy S4 y en el modelo Galaxy Note 3 (el famoso chip Broadcom BCM4335). El chip también está “implantado” en el nuevo modelo S3, pero no está operativo. Es necesaria una actualización del firmware para “activarlo”, hecho que a día de hoy no se ha producido pero que suponemos que sucederá en breve.

Como he dicho anteriormente, Sony forma parte de ANT+ Alliance, o sea que es lógico que los smartphones de la marca tengan un chip “compatible” con ANT+. Este es el caso de la gama Xperia (serie Z). Además (y no me preguntéis la razón), también “leen” ANT+ otros modelos como el HTC Rhyme. Aquí tenéis la lista detallada que ofrece ANT+.

Si no tenéis uno de estos modelos, otra solución es añadir un cable OTG al smartphone y a este cable, un ministick ANT+, también llamado ANT+ USB RADIO STICK

Debería funcionar si el puerto miniUSB emite corriente eléctrica, pero como eso no vas a ser capaz de comprobarlo, mi recomendación es la siguiente: (1) compra un cable OTG, el precio no debería ser superior a los 5 euros. (2) enchufa un pendrive que tengas por casa (3) Si el pendrive funciona, también lo hará el ministick ANT+ (4) si no funciona, devuelve el cable OTG en la tienda donde lo compraste.

De manera genérica, debe funcionar para las versiones 3.1 y superiores de Android (según la propia web de ANT+).

Por último, si tu puerto miniUSB no emite corriente eléctrica, la empresa Selfloops ha diseñado un accesorio que genera la electricidad de forma autónoma y a la vez, es receptor de la señal ANT+.

Según la propia empresa, es válido para smartphones con versión Android 2.3.4 y superior

Conclusión:

Aunque la forma de emisión ANT+ es la más extendida en el mundo, en el caso de los smartphone con sistema operativo Android la solución de comunicación está conseguida únicamente en nuevos modelos como el Sony Xperia (serie Z) o el Samsung Galaxy S4, para el resto supone un desembolso económico (unos 30 euros en el caso del ministick ANT+, sin contar el cable OTG) comprobando previamente la compatibilidad.

La ventaja, obviamente, es que una banda de pecho y su transmisor, del sistema ANT+, es bastante más económica que una banda de pecho y su transmisor BT 2.0 o BT smart (¿o no?… tenemos que hablar de esto…).

En el caso de iOS, la opción del dongle ANT+ es interesante, pues la suma del dongle y la banda de pecho con su transmisor ANT+, podría ser igual o inferior a la banda de pecho con su transmisor BT 2.0 o BT smart, y las APP en este caso “entienden” la señal ANT+, cosa que no ocurre sistemáticamente en Android, pero de esto hablaremos ya otro día.

3 comentarios
  1. hastrakan
    hastrakan Dice:

    Hola, donde se puede comprar el dongle en Madrid? Iba a comprar la banda del lidl cuando me di cuenta que la que tengo es ant+. Con endomondo funciona bien, pero con runtastic me pide el cacharro ese.

    Responder
    • Gabriel Hernando Castañeda
      Gabriel Hernando Castañeda Dice:

      Buen análisis hastrakan, bravo¡¡¡¡
      Por los comentarios que van apareciendo, parece que el S4 da problemas… eso que comentas es típico error de señal.
      El motivo… ni idea.

      Saludos y gracias por compartir

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *